domingo, 30 de noviembre de 2014

Sara Huete


Sara Huete nació en Santander en 1958 y es la artista contemporánea más singular que se puede conocer. Como ella nos cuenta, Picaso, Dali y los collages de Duchamp han sido los “culpables” de una obra que ella nos define como “poesía visual”.


Una obra que crece a diario, y que se empapa como una esponja de todo lo que la rodea. Las cubiertas de libros de Daniel Gil, los cuadros de Jiri Kolar, las serigrafias de Joan Brossa o la obra de Jorge Chamorro.
Varias cosas nos han llamado la atención de Sara. El predominio de la imagen femenina, el carácter tridimensional de sus obras, su capacidad de combinar texturas, materiales, objetos y sensaciones que, aparentemente contradictorios, transmiten una gran armonía y su vocación de mirar al público, y no así misma, nos han llamado la atención. Porque la mayoría de los artistas se miran a si mismos, y reflejan en su obra su mundo interior, sus preocupaciones, sus miradas personales. Sara no tanto, ella lo que busca es proponer ideas y estéticas en las que se identifique el espectador. Es, por decirlo de alguna forma, un arte nada egoísta.
Hoy trabaja, entre otras muchas cosas, de bibliotecaría. Y allí nos hemos ido para conocerla.


¿Quién es Sara Huete?

Una chica que estudió filosofía en Santiago de Compostela, que quería estudiar arte, a la que su madre no la dejaba porque de eso no se vive, y que hoy vive haciendo lo que quiere expresar.

¿Dónde consigues el material y la inspiración?

En libros de viejo que es una “biblioteca” y rastros  con recortes y revistas antiguas de moda.

¿En que te inspiras al pintar?

Salvo que tenga un encargo concreto, la inspiración me llega en el trabajo, de forma sorpresiva y un poco anárquica. Mientras asisto a una exposición, mientras releo una revista o mientras observo fotos. Cuando algo me llama la atención anoto todo lo que se me ocurre sobre el conjunto, la idea o los materiales. Llegados ahí, hay que esperar a que todo ese torbellino se asiente, y pasar a la acción.

¿En que trabajas ahora mismo?

Ahora mismo estoy aprendiendo a editar videos, para poder encontrar más leguajes

¿En estos momentos se puede vivir del arte?

No se puede vivir del arte, el panorama para los artistas es malo por la crisis. La cultura no se apoya y eso va a acabar con el arte y la creatividad. Hay, en ese sentido, una frase de Daniel Pennac que me encanta, “Si los políticos se piensa que recortando dinero en la educación y la cultura le va a salir barato ya verán lo caro que les sale la ignorancia”.

¿Porqué te decidiste por los collages?

Me apasiona el surrealismo, y el collage es un tipo de técnica que me atrae visualmente y me permite expresar mucho y de forma autodidacta. Yo no he estudiado Bellas Artes, y necesito un medio de expresión que pueda dominar sin tener esa base. Desde pequeña guardaba recortes de revistas e imágenes para componer mis sueños. Y así, como un juego, fui aprendiendo la manera de decir aquello que pienso.

¿Qué recomiendas para los jóvenes artistas?

Aprovechar cada oportunidad y ver todas las exposiciones que estén a su alcance.

¿En que museos has expuesto?

He expuesto en Santander, Lisboa, Palmas de Gran Canaria, Cuenca, Madrid, Frankfurt y Sevilla. Aunque tengo una exposición permanente con Coca Cola.

¿Cual es tu obra favorita?

Una que tengo guardada en mi casa llamada “Cambio Climático” que era la favorita de mi madre, que falleció hace unos meses.

¿En que es lo que más y lo que menos te gusta de tu trabajo?

Lo que más es el resultado y trabajar y lo que menos que económicamente se trabaja mucho para lo poco que te lo valoran.


¿Qué relación hay en tu obra entre la palabra y la imagen?

Toda. Poner título a un cuadro es más complejo de lo que parece, te exige una meditación que perfecciona la obra. La palabra, además, completa la imagen, dándole una matiz emotivo, irónico, o crítico. No se muy bien si hago poesía con imágenes o si pinto con palabras.


Si te parece interesante la obra de Sara Huete, te recomendamos que leas “Bibliomanía y otras obras de juventud”, de Gustave Flaubert, un libro recién editado que reúne cuatro relatos que el autor escribió cuando era adolescente, y que frente a su realismo habitual, nos introduce en una fantasía que induce al protagonista al mundo del crimen. Una imaginativa narración donde podrás encontrar las maravillosas ilustraciones de Sara Huete.


Carmen Buendia, Laura Fernández y Rocio Caballero.
Estudiantes de secundaria, Colegio La Paz, Torrelavega (Cantabria)
Edición Inés Garmendia,  eolapaz.com, Torrelavega

Imagen eldesvelo.wordpress.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber tu opinión. Se respetuoso y enriquece a la comunidad

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comparte este contenido en las redes