lunes, 1 de diciembre de 2014

Acabar con la violencia de género, está en tus manos

El problema que tratamos no es un problema que haya surgido en los últimos tiempos, este es un problema que viene de muchas décadas atrás. Simplemente los cambios que ha sufrido nuestra sociedad así como la influencia de los medios de comunicación han hecho que este asunto tenga una importancia que hasta ahora no se había dado.


Desde siempre la nuestra es una sociedad machista donde la supremacía del hombre sobre la mujer estaba clara en todos los aspectos, no solo se consideraba que el hombre es más inteligente y estaba más preparado que la mujer para ganarse la vida, sino que ella no podía tomar decisiones importantes ni disponer de sus bienes sin la autorización de su marido. Es así como la mujer sometida al varón, ocupaba un segundo plano en los ámbitos de la vida y en los casos más extremos ni siquiera podía salir a tomar un café sin la compañía de este. Esto ha cambiado en la sociedad actual, la mujer ha accedido a al campo de la educación y también la vida laboral fuera del hogar, esto le ha dado una independencia no solo económica, que es importante, sino también jurídica y personal.


Las mujeres ya no dependen de su marido para vivir, pueden hacerlo por si mismas pero además exigen igualdad tanto en el trabajo (sueldos y horarios) como en el hogar (colaboración en el trabajo de casa, libertad para entrar y salir, etc.) esta igualdad es reconocida por la ley y por las instituciones y por la misma sociedad.


Pero el problema surge cuando algunos hombres comienzan a utilizar a la mujer como un objeto, no pueden aceptar que una mujer tome decisiones por si misma y pueda ser igual a ellos. Entonces es cuando sacan a la luz su violencia, su superioridad física sobre ellas para intentar demostrar que ellos son los que mandan, y pueden llegar al asesinato antes que permitir que esa mujer les pueda abandonar y rehacer su vida por otro lado.


Esta situaciones se dan en todas la capas de la sociedad, independientemente de la situación económica aunque esta claro que los hombres con mala situación económica, que consumen drogas, han crecido en ambientes hostiles y en familias donde la violencia domestica es algo habitual están más predispuesto a ello.


La única solución posible es que las mujeres denuncien estos problemas, y que las leyes contra los maltratadores y los asesinos de mujeres se endurezcan, cumpliéndose las penas más duras.


Sin embargo la persistencia, semana tras semana, de episodios brutales de la llamada violencia de género, nos dejan claro que solo con medidas de castigo no vamos a solucionar el problema. El componente educativo es fundamental. Las autoridades y, sobre todo, todos nosotros debemos esforzarnos por erradicar conductas de dominio, de falta de respeto y de vejación de las mujeres, de cualquier persona en general. Solo cuando consigamos, en nuestra clase, en el trabajo, en la familia, olvidar esas actitudes de predominio será posible crear una sociedad de hombres y mujeres iguales, no de amos y esclavas.


Rafael Fernández
Estudiante de secundaria, La Paz, Torrelavega (Cantabria)
imagen gpsocialistacadiz.blogspot.com


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber tu opinión. Se respetuoso y enriquece a la comunidad

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comparte este contenido en las redes