miércoles, 1 de marzo de 2017

La amenaza de las tormentas solares


La NASA corrobora mediante un informe que las apocalípticas predicciones para la próxima década podrían llegar a ser ciertas. El informe indica que se espera una tormenta solar que acabe con todos los seres vivos de la Tierra.


Esto podría significar que las profecías de las tribus Maya y Hopi sobre el fin de una era para el 2012 podrían ser ciertas, aunque no exactas en el tiempo. En sus escritos se relata que la Quinta Era, la actual, finalizaría con una tragedia cósmica. La NASA habla específicamente sobre una serie de tormentas solares reales y desprendimientos de rocas espaciales de un asteroide de gran tamaño que podría llegar a impactar en la tierra, aunque se comienza a descartar esta última posibilidad.


“En los próximos años existe la amenaza de la reaparición de un poderoso fenómeno magnético que traerá como consecuencia la pedida de las comunicaciones en todo el globo terrestre”, comenta Marshall Masters (experto en materia rocosa espacial y la crisis climática).


ciencia-tormenta-solar



Cada once años nuestra estrella, el sol, pasa una denominada “fase activa” donde la afluencia de tormentas solares es mayor, coincidiendo esta fase con el periodo 2023-2024. Estas tormentas solares podrían tener un desenlace catastrófico, el cual se espera para este año, o simplemente la desactivación de todos los medios de comunicación tanto inalámbricos como con enlaces físicos, dejando así vulnerables a un ataque a todos los países con un mínimo sistema de comunicación.


Una tormenta solar, o geomagnética, es una inversión del magnetismo de nuestra magnetosfera asociada a una eyección de masa coronaria (CME). Se distinguen 3 fases:


- Erupción solar: en 8 minutos llega a la tierra. La radiación electromagnética es capaz de estropear los medios de comunicación. La erupción solar expande la atmósfera hasta alcanzar las órbitas de los satélites, alterando sus órbitas y haciendo que caigan sobre la superficie de la Tierra.


- Tormenta de Radiación: un bombardeo de radiación que puede quemar los circuitos, eléctricos y de comunicaciones, y dañar a las personas expuestas; gracias a la atmósfera y la magnetósfera, que actúan a modo de escudo para evitar este tipo de efectos, no existe peligro alguno.


- Eyección de Masa Coronal (CME): Esta es la onda más peligrosa ya que, en el caso de estar orientada hacia el sur, daña los satélites, todos los transformadores eléctricos por los que pase cualquier tipo de electricidad y las comunicaciones en todo el planeta. Si está orientada al norte, rebota en la magnetosfera


 ciencia-tormenta-solar2



Los últimos datos descubiertos sobre la tormenta más grande en la historia, está ayudando a los científicos de la NASA a medir su intensidad y a calcular la probabilidad de que lo que ocurrió en los cielos terrestres casi hace un siglo y medio pueda repetirse.


En pocas horas, en 1859, los cables telegráficos de Estados Unidos y Europa se cortaron espontáneamente, causando numerosos fuegos, mientras que las Auroras Boreales, fenómenos producidos por la acción solar y asociados con regiones cercanas al Polo Norte, fueron observados en lugares tan al sur como Roma, La Habana y Hawaii, con similares efectos en el Polo Sur.


El 28 de agosto de 1859, los observadores solares se dieron cuenta de que numerosas manchas solares en la superficie del Sol comenzaban a aparecer y entrelazarse. Las manchas solares son regiones localizadas con gran intensidad magnética.


Esas manchas se entrecruzan, y el campo magnético resultante puede llegar a generar una liberación de energía repentina y violenta denominada llamarada solar. Desde el 28 de agosto al 2 de septiembre, diversas llamaradas solares fueron observadas. Entonces, el 1 de septiembre, el Sol liberó una descomunal llamarada solar. Durante casi un minuto la cantidad de luz solar producida en esa región se duplicó.


Con la llamarada vino la liberación de una nube de plasma cargada electromagnéticamente y denominada eyección de masa coronal. No todas las eyecciones de masa coronal se dirigen hacia la Tierra. Tardan normalmente de tres a cuatro días en llegar aquí. Ésta, increíblemente, solo tardó 17 horas y media.





Juan Larralde
Estudiante de bachillerato, Santander


Imágenes univisión

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber tu opinión. Se respetuoso y enriquece a la comunidad

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comparte este contenido en las redes