jueves, 26 de enero de 2017

El enigma Prim

Juan Prim (1814-1870) fue un militar español, que protagonizó una carrera política que hizo que, tras la revolución que en 1868 expulsó a Isabel II de España, Juan Prim se convirtiera en Presidente del Consejo de Ministros y en una de las personas más influyentes de España.


Juan Prim nació en Reus, Tarragona, el 6 de diciembre de 1814. Su padre, notario de profesión, había luchado en la Guerra de la Independencia, alcanzando el grado de capitán en la legión catalana. Fue durante su juventud cuando comenzó a interesarse por la carrera militar.


En 1833, el rey Fernando VII murió. Le sucedió su hija, Isabel II, que tan solo tenía 3 años, por lo que su madre, María Cristina, asumió la regencia hasta que su hija alcanzó la mayoría de edad. Sin embargo, Don Carlos, hermano de Fernando VII, se opuso a que Isabel II reinase, y se autoproclamó rey, suceso que provocó la Primera Guerra Carlista. Su padre participó en la guerra como comandante, luchando contra los carlistas, y Prim, influenciado por esa decisión, se alistó en el ejército a la edad de 19 años. Era el año 1834, año en el que hubo una epidemia de cólera en todo el país que dejó multitud de muertos, entre ellos el padre de Juan Prim.


 

Análisis del asesinato de Prim


Huérfano de padre, Prim siguió combatiendo como soldado, y poco a poco comenzó a ganar fama de valiente y feroz, y tras varios combates, comienza su ascenso en la escala militar. En 1835 es ascendido a teniente y dirige un grupo de milicianos que toma Vilamajor del Vallés, dominado por los carlistas.


En 1838, fue ascendido a capitán, dejó de comandar a milicianos y comenzó a dirigir a tropas regulares. Sus asaltos y tomas de ciudades le valieron la Cruz de San Fernando y el ascenso a comandante. Debido a su heroísmo en la batalla de Ager y a su popularidad entre las tropas fue ascendido a mayor y encargado de vigilar las rutas de aprovisionamiento de los carlistas.


Cuando terminó la guerra en 1840, había sido condecorado dos veces con la cruz de San Fernando y ostentaba el grado de coronel, algo increíble en alguien de tan solo 26 años.


Tras finalizar la guerra, Prim se unió al partido progresista, uno de los dos partidos políticos entre los que se alternaba el gobierno. En 1841 se  convirtió en diputado por la provincia de Tarragona. Además, el entonces regente Espartero le nombra Subinspector de Carabineros de Andalucía, título estratégico para evitar que diversos miembros del partido moderado, que habían huido a Gibraltar, pudieran iniciar una rebelión en Andalucía contra Espartero.



Este vídeo te permitirá contextualizar la época de Prim


Prim también estaba descontento con Espartero, sobre todo después de que este ordenara bombardear Barcelona con cañones para reprimir una manifestación separatista. En 1842 huyó a París después de manifestarse públicamente en contra de la regencia de Espartero. Allí entró en contacto con los miembros de la Orden MilitarEspañola, un grupo de militares, en su mayoría pertenecientes al Partido Moderado, que pretendía derrocar a Espartero y convertir a María Cristina, viuda de Fernando VII, en Regente, cargo que ya había ostentado entre 1833 y 1840. En 1843, tras haber regresado a España, se levantó contra Espartero, junto con Lorenzo Milans. Sin embargo, el levantamiento fue reprimido por el comandante Martín Zurbano y Prim huyó a Manresa, Barcelona. Poco después se dirigió a Madrid para acabar finalmente con la regencia de Espartero, pero Ramón María Narváez fue más rápido que él y llegó antes a Madrid, lo que hizo que Narvaéz se llevara todos los honores al ser ascendido a teniente general, aunque Prim fue ascendido a Brigadier por Francisco Serrano.



historia-prim65



Acabada la regencia de Espartero, Prim asumió el cargo de gobernador de Barcelona y se tuvo que enfrentar a una insurrección en la ciudad. Prim intento calmar a la multitud que participaba en la revuelta, pero se vió obligado a huir de la ciudad debido a la revuelta, que iba ganando seguidores y que se extendió por otras ciudades de Cataluña y por Zaragoza. Aunque Prim acabó definitivamente con la revuelta en los meses siguientes, que era conocida como ''La Jamància'', perdió muchísima popularidad en la región. Aún así, fue ascendido a general.


Cuando Prim regresó a Madrid, era el partido moderado quién ostentaba el poder y Prim se negó a aceptar su nuevo destino en Ceuta, por lo que realizó diversos viajes por Europa, alejado de la vida política española. En 1847, después de haber regresado a España, el ministerio de guerra lo nombró Capitán General de Puerto Rico. Prim se dirigió al lugar donde permanecería un año. Allí ganó fama por su dureza al reprimir la delincuencia y los motines de los esclavos. En 1848 fue destituido y regresó a España.


En 1851, Prim ocupó un escaño que había quedado libre y regresó a su vida de diputado. En 1854, mientras Prim se encontraba dando parte al gobierno de las novedades que sucedían en la Guerrade Crimea, el pronunciamiento liberal conocido como ''la Vicalvarada'' hacía que el partido progresista subiera al poder durante dos años (el llamado bienio progresista). En 1856, Prim participó en una campaña en Melilla para sofocar la insurrección de los rifeños. Ese mismo año, el bienio progresista finalizaba.


En 1858, Prim abandonaba el partido progresista y se unía a Unión Liberal, un partido de centro dirigido por Leopoldo O'Donell que se encontraba en ese momento en el poder. Entre 1859 y 1860 participó en la Guerra de África, en la que obtuvo numerosas victorias y el título de Marqués de los Castillejos. En 1861 es enviado a dirigir un cuerpo expedicionario a México con el objetivo de hacer pagar al gobierno mexicano (presidido por Benito Juárez) deudas a Europa. Sin embargo, Prim se dió cuenta de que Francia, que se unió a la expedición en 1862, tenía un plan secreto, orquestado por Napoleón III para hacer que Maximiliano I se convirtiera en emperador de México y derrocara a Juárez. Cuando Prim se enteró de esto, se retiró de la expedición. Cuando volvió a España abandonó Unión Liberal, ya que se había enemistado con O'Donell debido al abandono de la expedición de México. Prim, regresó al único partido al que podía ir, al partido progresista.


En 1865, Prim veía como el partido moderado restringía cada vez más la vida política y como realizaba una dura represión con los que protestaban. Fue en aquella época cuando se unió al sector de los militares que defendían la idea de derrocar a la Reina Isabel II y al gobierno moderado. Intentó un desembarco en Valencia, pero fracasó. En 1866, Prim presidió el comité de Ostende, que promulgaría un pacto en el que se unirían los progresistas y los demócratas. Ya en 1867 se unirían a ellos los integrantes de Unión Liberal. Prim siguió participando y orquestando golpes de estado y sublevaciones, pero todas fracasaron.  De hecho, no sería hasta 1868 cuando, con la ayuda de Serrano, de Mateo Sagasta, de Manuel Ruiz-Zorrilla y de Juan Bautista Topete, cuando dirigió un levantamiento en Cadiz. Prim se dirigió a Valencia y a Barcelona para que estas ciudades también se sublevaran y finalmente llegó a Madrid, cuando la Reina ya había huido a Francia.


Se creó inmediatamente un gobierno provisional, presidido por Serrano. Ya en 1869, Serrano pasó a ejercer la regencia y Prim se convirtió en Presidente del Consejo de Ministros. Además, tenía una tarea de gran importancia, mientras Serrano ocupaba la regencia, Prim debería encontrar un nuevo rey para España. En 1870 se decidió que el nuevo rey de España sería el príncipe italiano Amadeo de Saboya, quién contaba con el respaldo de Prim.



historia-prim-mom



El 27 de Diciembre de 1870 faltaban aún tres días para que Amadeo de Saboya llegara a España. Tras haber pasado el día en las cortes, Prim regresaba a su casa en un coche de caballos, anochecía, y al llegar a la Calle del Turco (actualmente Calle Marqués de Cubas), el carruaje paró debido a que otros dos carruajes le cerraban el paso. En ese momento, ocho hombres, armados con trabucos, abrieron la puerta del carruaje y dispararon contra Prim, quién recibió cinco disparos, algunos de estos interceptados por su ayudante Gónzalez Nandín, quién se interpuso para protegerlo. Sin embargo, Prim consiguió salir con vida del atentado y llegó a casa. Varios médicos acudieron a su residencia para atenderle. Según dichos médicos, las balas no habían alcanzado ningún órgano vital. No obstante, tres días más tarde, coincidiendo con la llegada de Amadeo de Saboya, Prim muere, supuestamente a causa de una infección causada por sus heridas.


En el año 2012, se exhumó el cadáver de Juan Prim y tras realizarle la autopsia, se concluyó que la causa de la muerte fue la asfixia causada por un lazo que fue utilizado para estrangularle. En cualquier caso, muchos expertos siguen insistiendo en que la versión de la infección es la verdadera.


A día de hoy no se han esclarecido totalmente los hechos. Hay diferentes teorías sobre la autoría intelectual del atentado. Entre los sospechosos están los republicanos, contrarios al establecimiento de una monarquía en España; los hacendados cubanos, preocupados por una posible venta de la isla a los Estados Unidos; los industriales catalanes, en contra de la reforma de los aranceles; los carlistas, a favor de que el autoproclamado rey Carlos VII se convirtiera en rey de España como verdadero legitimario del trono. También fueron considerados sospechosos el Duque de Montpesier, uno de los aspirantes al trono español, a quién Prim había vetado como candidato; Don José Paúl y Ángulo, diputado y director de El Combate, muy crítico con Prim y que se fue al extranjero después del atentado; José María Pastor, jefe de los escoltas de Prim y que, según algunos testigos, pagó a varios delincuentes para que participaran en el asesinato y el General Francisco Serrano, que no puso mucho interés en la investigación del crimen y que se benefició considerablemente con la muerte de Prim.


Actualmente, sigue siendo un misterio quién fue el autor intelectual del atentado. Se siguen realizando investigaciones sobre el tema, pero aún no se han conseguido pruebas concluyentes. Parece que, por el momento, no sabremos con exactitud quién o quienes fueron los responsables de su extraña muerte.


Carlos Jiménez


Colegio La Paz, Torrelavega (Cantabria)


Imagen galiciahoxe.com y RTVE.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber tu opinión. Se respetuoso y enriquece a la comunidad

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comparte este contenido en las redes