lunes, 9 de enero de 2017

La noche en que despertamos

Han pasado muchas semanas desde aquella noche de terror en París. Tras aquella noche, han llegado muchas otras, quizás mucho más discretas y olvidadas, pero que han seguido segando vidas en nombre de un dios creador en cualquier parte del mundo.


Todos queremos que se acaben estas olas de terror que se mueven por la religión, ellos dicen que es por eso, pero todos sabemos que es por el dinero, todos sabemos que Siria siempre ha sido un territorio rico en petróleo y gas natural y que a lo largo de la historia de la humanidad se lo han ido rifando diferentes civilizaciones, comenzando por Mesopotamia, pasando por persas , romanos, griegos, islámicos, otomanos, viviendo unas cruzadas, una guerra mundial y sobre todo siendo un territorio mandado por la política y el dinero. Nosotros estamos en una época de nuestras vidas en las que empezamos a entender las cosas y comenzamos tomar decisiones sobre cómo queremos que vaya nuestra vida. Nosotros vamos a un colegio religioso, algunos llevamos 12 años aquí, y siempre nos han enseñado a respetar todas las decisiones y creencias que tengan los demás, en él hay creyentes y no creyentes, gente de diferentes países, de diferentes ideologías políticas, deportivas, etc... , pero nosotros no vamos impartiendo el terror para que otros crean lo mismo que nosotros, hemos estado debatiendo y todos hemos llegado a la conclusión de que no es posible de que un Dios, llámese Yavhe, Dios, Ala o Buda esté orgulloso de que maten en su nombre. Puede que esta gente mate por sus creencias, pero de lo que estamos seguros es que hay alguien por encima que se aprovecha de las desgracias humana ¿Por qué será? ¿Sera el dinero? ¿Sera el poder? Nosotros no lo sabemos, somos niños.


El mundo llora lo ocurrido en Paris, las redes sociales estaban ardiendo con continua información sobre los hechos de aquella fatídica noche. En Twitter se creó el hashtag  #PorteOuverte, que significa puerta abierta en francés, es un hashtag con el que personas anónimas ofrecían su casa como refugio a personas que estaban en peligro. Gente de otros países daba apoyo a Francia con el hashtag #PrayForParis que significa ora por Paris, pero es irónico que algunos que utilizaban este hashtag para apoyar a las víctimas y a Francia, además lo usaban para criticar y despreciar la religión del Islam ¿irónico no? Además de esta solidaridad de las redes sociales, hubo taxistas anónimos que ofrecían su servicio gratis. Gracias a ellos muchas personas pudieron llegar a sus casas, no tenían otra opción porque todos los servicios públicos de transporte estaban cerrados. La frase que se utilizó en las redes sociales y que más nos impactó fue “I see humans but no humanity”, significa yo veo humanos pero no humanidad, refleja a la perfección el terror que crearon.


Nos vamos al otro lado del planeta, el otro punto de vista, la gente que vive en Siria, civiles a los que se considera también terroristas solo por ser del mismo país que los asesinos o por ser musulmanes como son ellos, esta gente vive día a día lo que Europa ha vivido en una noche. Europa les cierra fronteras y les obligan a volver a su país. El mundo se ha propuesto acabar con el grupo terrorista autodenominado ISIS, todos estamos a favor de esta circunstancia. Francia, Rusia, EE.UU, están bombardeando día y noche Siria sin darse cuenta de que no solo están acabando con la vida de terroristas, sino que están acabando con la vida de civiles que son esclavos de este grupo terrorista ¿Qué podemos hacer? ¿Cómo lo podemos solucionar?, nos da igual la vida de inocentes con tal de acabar con la gente que está causando terror a nuestro alrededor. Con estas preguntas nos damos cuenta de lo hipócritas que somos, solo nos damos cuenta del peligro cuando lo tenemos cerca.


Y por último hacer una crítica a esta sociedad que proporciona dinero y armas al ISIS, ¿Cómo las consiguen? De las reservas de petróleo y gas natural pero se lo tienen que vender a alguien ¿a quién?, a empresas del mundo que no les importa lo que hagan con el dinero que les proporcionan, ese dinero le invierten en arsenal para causar terror, ¿y las empresas? Se enriquecen y no les importa la vida de personas inocentes.


Acabamos diciendo #PrayForParis, #PrayForSiria, #PrayForTheWorld.


Gonzalo Sánchez Cobo
Estudiante de bachillerato, Colegio La Paz, Torrelavega (Cantabria)


 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber tu opinión. Se respetuoso y enriquece a la comunidad

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comparte este contenido en las redes