lunes, 20 de octubre de 2014

La alcalinidad contra el cáncer

Estamos hechos de millones de células que fluyen por nuestro organismo, muchas de ellas fluyen a través del sistema sanguíneo y linfático. No todas estas células son siempre buenas, existen células malignas y benignas. Cuando las células malignas invaden nuestro organismo producen alteraciones que afectan a nuestros órganos originando el cáncer. 

LEER ARTÍCULO COMPLETO


Hay muchos tipos de cánceres que se clasifican en:
-           Carcinomas: Afectan a la piel y órganos internos
-           Sarcomas: Afectan a los huesos, músculos, cartílagos, etc.
-           Leucemias: Afecta a la sangre
-           Linfomas: Cáncer en las células del sistema inmunitario.
-           Sistema nervioso central: Médula espinal y cerebro.

Muchos de los cánceres que se producen en el mundo, son producidos, por falta de alcalinidad en las células, y os preguntaréis ¿Qué quiere decir eso?
Es el grado de pH (cantidad de de agua que tiene un líquido) que tienen las células. La escala es de 0(ácido) a 14(extremo alcalino), pH neutro 7.
La sangre se encarga de llevar los nutrientes hasta las células para que éstas se alimenten. A su vez los desechos de las células se transportan a través de la sangre hasta el riñón, intestino, piel y pulmones que se encargan de eliminar estos residuos. Por lo tanto es importante que la sangre y las células estén sanas y los alimentos que tomemos sean alcalinos para neutralizar los desechos que son ácidos y acaban contaminando las células benignas convirtiéndolas en células cancerígenas.
¿De dónde obtiene la sangre los nutrientes que van a las células? De lo que comemos.
Es sumamente importante que comamos alimentos que sean más alcalinos que ácidos. En el organismo tenemos partes que ya de por si son alcalinas; como los huesos, dientes y tejidos. Cuando hay mucha acidez en la sangre, el organismo comienza a desmineralizar esas partes para conseguir bajar el grado de acidez (pH acido), esto tiene consecuencias como desgaste de huesos y articulaciones. Por lo tanto es sumamente importante que procuremos alimentarnos con productos que sean alcalinos para evitar la acidez en nuestro organismo, mejor dicho, para evitar la proliferación de células cancerígenas.
¡OJO! aunque comamos alimentos alcalinos no debemos olvidar que los nutrientes son procesados por las células en desechos que son ácidos, por lo tanto es muy importante que funcionen bien los órganos que se encargan de expulsarlos, si tomamos constantemente productos ácidos, los desechos son aún más ácidos, o sea, puro veneno para nosotros.
Tenemos la ventaja de que nuestro cuerpo crea el colesterol (grasa para protegernos de las células ácidas y evitar que entren en la sangre) pero a su vez tampoco es bueno tenerlo porque indica que hay obesidad.
Las consecuencias de la acidez que nuestro cuerpo no es capaz de eliminar provoca, a parte del cáncer, alteraciones emocionales, dolores de cabeza, problemas bucales y dentales, acidez de estómago e intestino y úlceras, problemas respiratorios, enfermedades óseas, alteración  del sistema nervioso y mala circulación.
Alimentos alcalinos: Verduras, frutas, bebidas sin azúcar, té, zumo de limón, miel, leche materna, leche de avellanas, cabra y soja, aceite de oliva, carne de animales pequeños.
Ácidos: Patatas, frutas enlatadas, pan y bollería, arroz, carnes de cerdo y vaca, quesos, huevos y derivados lácteos de vaca, chocolate, salsas  (mostaza, kétchup, mayonesa, etc.), azúcar, sacarina y bebidas alcohólicas.



Rubén Pérez
Estudiante de bachillerato, colegio Ntra. Sra. de la Paz, Torrelavega (Cantabria)
Imagen campaña ausonia contra el cáncer de mama


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber tu opinión. Se respetuoso y enriquece a la comunidad

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comparte este contenido en las redes