Una España incendiada


Los incendios en España se encuentran en el norte una gran mayoría, concretamente el 83%. De estos el al rededor del 70% son incendios provocados, se duda del motivo por el cual se crean estos incendios que desde 2001 ya son 187.000 en este momento los incendios en nuestro país que a su paso han quemado 1.239.524 de hectáreas (HA).


Muchas teorías indican a que los incendios son creado para tener ocupada a la policía y poder introducir a nuestro país drogas. En 2012 ardieron 216.890  hectáreas, una extensión equivalente a la provincia de Vizcaya De los 15.978 incendios ocurridos en España, más de nueve mil fueron intencionados.


"Estamos acostumbrados a tratar con grandes incendios forestales, es un problema unido  al verano y a nuestra tierra". Así comento Raúl Quílez, técnico responsable de la extinción de los incendios de la comunidad de valencia, y considerado uno de los mejores expertos en España en su trabajo.


La Comunidad Valenciana sufrió especialmente el rigor de los incendios veraniegos y encabezó el ranking de las regiones más castigadas por superficie: 56.784  ha calcinadas. Sólo el iniciado el 28 junio de 2012 en Cortes de Pallás, interior de Valencia, quemó 28.879  hectáreas. Se convirtió así en el segundo más grave del siglo XXI después del siniestro de Río Tinto (Huelva), que en 2004 hizo arder 29.867  HA.


El noroeste peninsular, zona donde el fuego se sigue usando por una parte de sus habitantes para gestionar el monte, renovó su condición tradicional de liderar la lista de número de incendios por Comunidades Autónomas: 3.794 sucedieron en Galicia, 2.246 en Asturias y 2.603 en Castilla y León, donde sólo en las provincias de León y Zamora hubo 1.219 siniestros. “La cultura del fuego sobrevive y el hecho es que en Galicia se sigue utilizando como se hacía en el Neolítico para abrir pastos y otros fines”, señala con desazón Xosé Santos, agente forestal orensano.


La historia particular de 2012, el último año con datos fiables, remite a otros tiempos fatídicos del siglo pasado y viene a corroborar las tesis de Quílez. Un verano extremadamente  calido y seco favoreció que fuera el peor año en términos de superficie forestal calcinada en lo que llevamos de siglo XXI. Ardieron 216.893 hectáreas (ha), una extensión equivalente a la provincia de Vizcaya. Desde 1994 , cuando se quemaron 438.000 ha, no se habían conocido cifras tan devastadoras. De los 15.978 incendios ocurridos, más de nueve mil fueron intencionados.


Gastos públicos contra los incendios.


•           La mayoría de las administraciones competentes no entregan los datos históricos


•           Desde el inicio de la crisis, los recortes en prevención y extinción son significativos


•           Aragón, Asturias y Castilla y León han disminuido la inversión en prevención en un 50%


•           En algunas comunidades no se hacen labores de prevención invernales por los recortes.



Se acabó el verano y con él la época de mayor riesgo de incendios forestales. Este año el fuego está siendo clemente con el monte. Entre enero y mediados de septiembre, se habían producido en España 8.756 incendios, cuando la media del último decenio para ese periodo es de más de 13.000, según informa el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA).



Daniel Pérez


Colegio La Paz – Torrelavega Cantabria)


Imagen Sorolla Seguridad


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber tu opinión. Se respetuoso y enriquece a la comunidad

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comparte este contenido en las redes