sábado, 4 de marzo de 2017

Un velo de sangre

Solemos acusar a la cultura musulmana de esconder a sus mujeres tras un velo, generando sufrimiento y negándolas un futuro


Una cadena de atentados fruto de una minoría de fanáticos nos llevan ahora a envolver a toda una cultura tras el velo de nuestra ignorancia.


Los atentados acaecidos en los últimos meses han desencadenado un miedo generalizado en la sociedad, así como una actitud de rechazo hacia la comunidad islámica por parte de una minoría capitaneada por grupos xenófobos. Son ya muchos los miembros de distintas comunidades musulmanas en todo el mundo los que han condenado públicamente lo sucedido, no solo en París y Bruselas sino también en otros lugares del planeta, desafortunadamente menos sonados.


"Las personas que son ignorantes, que no conocen, que no saben diferenciar entre la A y la B, de la misma manera que cogen y llaman a todos los vascos etarras, pues ahora algunas personas creen que todos los musulmanes pertenecen a no sé qué movimiento. Y nosotros nos hacemos una clara diferenciación entre algunos grupos o movimientos extremistas que no sabemos de dónde salen, que están cometiendo estas masacres (...) Hay algunas personas que están haciendo mal y esas personas deben ser juzgadas, pero no gente que no tiene nada que ver con eso."


Así es como lo manifiesta un miembro de la asociación musulmana de mujeres Bidaya, fundada en 2008 en Bilbao con el objetivo de dar respuesta a unas necesidades y dificultades que habían surgido entre algunas mujeres en esa ciudad. Bidaya significa inicio, comienzo de una nueva etapa, por ser una de las primeras asociaciones de mujeres musulmanas de estas características.


Califican el terrorismo como algo totalmente ajeno, con una condena firme hacia cualquier tipo de ataque y violencia desde su condición de ciudadanas, ya que hoy en día, no solo se mata en nombre de Dios, sino también en nombre de la seguridad, de la paz... Ven necesario acabar con el negocio de las armas y la violencia para poner fin a esta lacra.


Con el fin de solventar las confusiones surgidas a raíz de estos hechos, resaltan la necesidad de que toda la sociedad se involucre por completo, lo cual facilitaría la erradicación de la vinculación del Islam con el terrorismo de unos pocos. Una gran parte de la responsabilidad recae en los medios educativos y su labor pedagógica, así como en los medios de comunicación.


 "Muchas veces creemos que esta vinculación es interesada para justificar ciertas estrategias geopolíticas fuera de nuestro ámbito, por lo que sí que es importante una implicación de todos." argumentaron. El desconocimiento entre ambas partes, las personas musulmanas inmigrantes, y la sociedad en general, da lugar al racismo, empleado, según la asociación, por los políticos con el fin de conseguir votos. En definitiva, ignorancia, incultura e interés se mezclan dando lugar a todo esto. "A río revuelto ganancia de pescadores. Los atentados y estas cosas, a quien más benefician no es a los musulmanes, al contrario, somos los más perjudicados."



 mundo-bidaya


Así respondía el 13 de noviembre la asociación de mujeres Bidaya a los atentados yihadistas en París. /


 


Es, la situación de las mujeres aún más frágil teniendo en cuenta que, además de afrontar todos los problemas previos, tienen que hacer frente a dificultades y rechazos en el ámbito laboral relacionadas con cuestiones de imagen, la cual, a veces parece importar más que el propio currículo, así como prejuicios. Un ejemplo es la prohibición en muchos colegios del velo que impide a muchas chicas acudir a estos centros.


Tienen por ello que luchar por esa integración en todos los aspectos de la sociedad, especialmente -recalcan- las mujeres inmigrantes. Desde la asociación, tratan de motivarlas, así como informarles de sus derechos para no rendirse nunca ante esa lucha.


Y es que es fundamentalmente la raíz de estos problemas la condición de inmigrante y no tanto la de musulmana, como tendemos a pensar, por las dificultades que se les plantean con la comunicación y el saber desenvolverse en esa nueva cultura.





Carlos Edilla, Miguel Saturio, Paula Anaya


Colegio La Paz, Torrelavega (Cantabria)


Imágenes Bidaya.org


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber tu opinión. Se respetuoso y enriquece a la comunidad

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comparte este contenido en las redes